Elliot Fernandez

Front-End Developer

Comunidades urbanas y rurales en la Europa del siglo XVI

En la Europa del siglo XVI solo un 2% de la población vivía en ciudades de más de 40.000 habitantes. En un continente eminentemente rural, empezaron a surgir importantes núcleos urbanos.
Image
Elliot Fernández

Elliot Fernández

Es licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona (2009) y Master en Historia del Mundo por la Universidad Pompeu Fabra (2011).

05/05/2020 | Última actualización:

Comment Sin comentarios

Book Bibliografía recomendada


Índice de contendidos:

¿Cómo se distribuían las comunidades rurales y urbanas en la Europa del siglo XVI? Solo un 2% de la población vivía en ciudades de más de 40.000 habitantes. Europa era un territorio eminentemente rural, a pesar de que empezaban a surgir importantes polos urbanos comerciales en áreas del norte del continente (Países Bajos e Inglaterra) y el norte de Italia.

Ciudades y ciudadanos: el modelo de expansión urbana

Las ciudades durante la Edad Moderna fueron el motor de cambio del sistema. Pero cuantitativamente las ciudades tenían un papel modesto. Solo un 2% de la población europea habitaba en ciudades de más de 40.000 habitantes en el 1500, mientras un 9,5% lo hacía en poblaciones de 5.000 hab. La estructura social de las ciudades reproducía el esquema estamental de la sociedad rural. Arriba de la pirámide se encontraban los ricos (10-15% de la población urbana) que acumulaban las reservas de grano. Y en la base de la pirámide había el sector más pobre (un 5%) que comprendía viudas, huérfanos y los que vivían de la limosna. El otro 80% de la población estaba formado por los trabajadores urbanos.

En ciudades como Lyon o Amberes, los trabajadores artesanos dedicaban el 75% de sus ingresos a la adquisición de alimentos. Y cada vez que había un episodio de crisis aumentaban los pobres. En Lyon, en 1586 6.000 personas pedían comida al Aumône Générale (institución de beneficencia y caridad).

La expansión urbanística de las ciudades del siglo XVI fue consecuencia del aumento demográfico y de las nuevas actividades productivas, como el comercio, que incentivó el establecimiento de nuevos habitantes en los núcleos urbanos.

Las áreas urbanas más importantes hasta el año 1500 eran:

  • Área comercial de la Hansa (con Lübeck y Gdansk), Londres y la región de Flandes (Brujas, Gante y Ypres).
  • Sur de Alemania (Colonia y Núremberg).
  • Italia septentrional (Milán, Florencia, Génova y Venecia, con sus hinterland).

A estos tres polos urbanos desarrollados entre los siglos XII y XIV, que se dedicaban a los intercambios comerciales a través de las grandes áreas del comercio europeo del Báltico y el Mediterráneo, se le sumó en el siglo XVI un tercero polo comercial en el Atlántico.

El éxito económico

La Europa del siglo XVI tenía tres ciudades comerciales económicamente relevantes: Amberes (Europa del norte), Venecia (Mediterráneo) y Sevilla (Atlántico).

La ciudad de Amberes, Braun y Hogenberg (1572)
La ciudad de Amberes, Braun y Hogenberg (1572)

La ciudad de Amberes pasó de los 40.000 habitantes en 1500 a 90.000 en 1560. Su principal actividad económica era el comercio, centrado en los intercambios de cerraduras inglesas entre Alemania e Italia. Era una plaza financiera de intereses bajos (20 al 10%, 1510-1550); atraía colonias de mercaderes. La pimienta y la plata le daban el éxito, pero la Revuelta neerlandesa de 1568 causó el desastre (saqueo de 1576, cierre del Eskalda 1585).

Como consecuencia de la guerra, Amsterdam tomó el relevo como principal ciudad del norte (13.500 habitantes en 1520 a 60.000 en 1600): lazo de unión entre el este señorial y el oeste comercial.

Plano de Venecia en el 1600
Plano de Venecia en el 1600

En el norte de Italia, Venecia era la ciudad más importante. En 1560 contaba con 170.000 habitantes. Contaba con un próspero comercio de especies (competencia de las rutas portuguesas y la presión turca). Centro manufacturero envidiado: flota de la Santa Liga. Industria llanera que pasó de 1.300 piezas al año (1513) a 27.000 (1592).

Imagen de Sevilla en el siglo XVI
Imagen de Sevilla en el siglo XVI

Y en el sur del continente se encontraba la ciudad de Sevilla que gracias al comercio con América se convirtió en una gran ciudad. En 1550 tenía 65.000 habitantes, que eran 90.000 en 1590. Simbiosis entre aristócratas andaluces y comerciantes. Afluencia de dinero, estímulo de una manufactura de lujo: gremios importantes (bordadores, plateros, grabadores y pintores).

Las capitales europeas

Durante el siglo XVI el proceso de centralización política se encontraba todavía en una fase muy inicial. En Madrid, que hasta el año 1561 no fue sede de la Corte real de Felipe II, vivían 30.000 personas en 1540 y 65.000 en 1597. Además, la nueva capital de la monarquía hispánica era parasitaria, en el sentido de que consumía recursos sin producirlos.

Londres pasó de 80.000 habitantes en 1540 a los 200.000 en 1600. La administración real alimentaba la economía de la ciudad. Pero era a la vez un gran centro de producción. Solo Londres acumuló durante el siglo XVI el 50% del crecimiento del país.

París ya era un importante centro político antes del 1500. Por aquellas fechas contaba con 200.000 habitantes, de los cuales 30.000 eran universitarios. Era una capital parasitaria y convulsa. Contaba con recursos alimentarios a 40 km. Y era un centro de conflictos en el ámbito religioso.

Roma 1493
Ilustración de Roma proveniente de la obra «La Crónica de Núremberg» una historia universal ilustrada publicada en 1.493.

Otro tipo de ciudades eran las capitales religiosas, motores de nuevas ideas. Roma, sede de la Iglesia católica, pasó de los 54.000 habitantes en 1527 a 105.000 habitantes en 1600. Vivían 40 cardenales con un séquito de más de 10.000 asistentes. En la época había en la ciudad más palacios y jardines que talleres. Era una ciudad cosmopolita, gracias a la llegada de los peregrinos: 400.000 en 1575, más de medio millón en el 1600.

Grupos sociales de la ciudad

Artesanos y trabajadores no cualificados

Los artesanos formaban un grupo social de trabajadores cualificados que se agrupaban en torno a los gremios. A lo largo del siglo XVI aumentaron el número de artesanos y gremios. Podían llegar a participar en la política local (los gobiernos municipales). En las grandes ciudades se encontraban los artesanos más especializados. En las ciudades medianas las corporaciones gremiales unían los oficios afines.

Las funciones básicas de las corporaciones gremiales eran:

  • Reglamentar el aprendizaje; el maestro (desarrollo autónomo del oficio) accedía a este puesto a través de un examen (de ahí «obra maestra«): muchos aprendices, oficiales o jornaleros de los gremios no podían mejorar su estatus; en Francia, se organizan en compagnonnages.
  • Organizar las condiciones de trabajo, fabricación y venta de los productos.

Los artesanos tenían a su disposición un amplio grupo de trabajadores no cualificados y criados, que trabajaban en sus talleres bajo las órdenes del maestro.

Los gremios tenían representación en los gobiernos municipales. En Londres, los 12 gremios mayores elegían un representante que se reunía con el resto de consejeros locales en el Guilhald, el antiguo ayuntamiento de Londres.

Durante el siglo XVI se vivió una aristocratización del poder municipal (establecimiento de los nobles en las ciudades). Proceso de urbanización nobiliaria.

La burguesía, grupo emprendedor

Cualquier habitante de la ciudad se podía considerar burgués (etimológicamente significa habitante del burgo, ciudad amurallada). Pero si hablamos de grupo social, la burguesía era la élite urbana formada por mercaderes, juristas, médicos, artesanos… Era un grupo abierto, con muchos miembros de origen menestral o campesino. En los puertos o los centros industriales y comerciales había una importante comunidad mercantil internacional.

La burguesía se instalaba en las ciudades donde consolidaban su estatus social por tres vías:

  • A través de las rentas públicas: préstamos con interés anual (Italia en el siglo XV, generalizado en el XVI). Con tipos elevados (7% al 1550): desviaban dinero del comercio.
  • A través de las finanzas: que los relacionan con los bienes de campesinos y nobles (introducción de sistemas de cultivo mucho más productivos).
  • A través de la adquisición de cargos: afán de reconocimiento social. Tendencia al control burgués de los cargos municipales (artesanos y nobles).

El establecimiento de esta potente clase social en las ciudades era una oportunidad para la monarquía. Las haciendas reales ingresaron grandes cantidades de dinero a través de la venta de cargos públicos, la venalidad (cargos locales, administración inferior). En Francia, entre el 1550 y el 1600, aparecieron 50.000 nuevos beneficiarios absentistas. En 1604 se introdujo un impuesto que permitía, a quien lo pagaba, obtener el derecho de transmisión hereditaria de sus cargos (la Paulette).

¿Existió la traición de la burguesía?

La aristocratización progresiva de la burguesía, que quería emular la nobleza (leyes suntuarias: Francia, 13 edictos, 1540-1615) a través del vestir, la construcción de palacios o la obtención de los cargos públicos, ¿los hizo alejarse de sus responsabilidades económicas?

La burguesía, como clase social dedicada al trabajo, el comercio y las finanzas, tenían la capacidad de crear riqueza (los sectores populares no tenían esta capacidad y la aristocracia tenía inmovilizada su riqueza). Si los burgueses renunciaban a sus funciones y se convertía en una clase rentista como los aristócratas, ¿quién iba a ser el motor de cambio de las sociedades modernas?

El historiador francés Fernand Braudel introdujo el concepto de la «traición de la burguesía», especialmente para los territorios de Castilla e Italia (otros historiadores también lo extienden para el caso de Francia y el norte de Europa). Braudel aseguraba que en Venecia la industria del textil y el comercio con el levante estaba en dificultades porque la burguesía se dedicaba a invertir en tierras y a comprar propiedades en la «terra ferma«. La oligarquía mercantil se estaba convirtiendo en el nuevo «patriciado», con estatus aristocrático y rentista. Por lo tanto, la burguesía estaba abandonando su ideal emprendedor, estaban perdiendo su identidad de clase.

La aristocracia

La nobleza aristocrática era el punto de referencia de todos los grupos sociales. La burguesía, carente de espíritu de clase, quería emularlos. Pero ¿qué porcentaje de población representaba la aristocracia? Entre el 1 y el 2% del total. En algunos países como Hungría y Polonia podía llegar hasta el 10%.

Vestuario típico de la nobleza francesa el 1500
Vestuario típico de la nobleza francesa el 1500

La justificación de los orígenes nobiliarios que muchas familias hicieron en la época moderna en Francia se basaba en viejos títulos medievales que aseguraban la descendencia de sus miembros de antiguos linajes de francos, gascones y normandos. La función social de la nobleza seguía el esquema feudal, la de combatir y conservar el ideal militar. Este hecho les otorgaba derechos y exenciones, como la permisión al puerto de armas, el uso de blasones, ser juzgados por sus iguales y no pagar impuestos indirectos.

La nobleza controlaba la fuerza militar: participaban en cortejos armados y en movilizaciones de los vasallos. No siempre estaban al servicio de las guerras del rey (guerras privadas y exhibición de poder). En 1500 los ejércitos reales estaban integrados aún por levas feudales. En 1532, el 1/3 del ejército inglés estaba aportado por la aristocracia titulada. La conquista de Portugal (1580) se hizo con el 50% de tropas aristocráticas.

Las bases económicas del estamento nobiliario

A finales del siglo XVI había pocos nobles con títulos de origen medieval; muchos habían adquirido el título gracias a las recompensas otorgadas por los reyes por su participación en guerras (por ejemplo, las guerras civiles del siglo XV). Las oligarquías urbanas, con un estilo de vida more nobilium, deseaban ser seleccionados por el rey para entrar dentro de la clase social de la nobleza.

¿Cómo se perpetuaba la aristocracia nobiliaria?

  • Título transmitido por herencia a los hijos: en áreas de tradición del derecho romano el título y todos los bienes iban al hijo mayor (primogenitura), en los países germánicos o eslavos los bienes se repartían entre todos (fragmentación de Alemania).
  • Diferencias de nivel económico y de rango social: alta y baja nobleza, con posesión o no de señorías, derechos jurisdiccionales y títulos muy diversos (conde, duque, marqués…).
  • Situación muy diversa en el siglo XVI: existían nobles titulados con poderes señoriales; señores sin título y muchos caballeros (gentlemen ingleses) que solo eran propietarios rurales o urbanos.
  • Base económica: los nobles obtenían sus ingresos a partir de la explotación de sus propiedades de la tierra a través del régimen señorial. Y también por ser propietarios de los cargos con autoridad pública y judicial. En Castilla (1597) los nobles controlaban el 40% de las villas y el 34% de la población. En Cataluña controlaban 65 villas y el 50% de la población.
  • Los señores conservaban monopolios y derechos:
    • El uso de medios técnicos (molinos, fraguas).
    • Impuestos en las vías de paso: puentes, caminos o barcas.
    • Derechos exclusivos de caza y pesca.
    • Ventas o herencia de los vasallos.

La nobleza y los negocios

¿La nobleza era apta para el trabajo? ¿Podían participar en las actividades de comercio y de negocios? El jurista italiano Benvenuto Stracci afirmó a su «Tractatus de Mercatura» de 1575 que sí: la nobleza podía participar en la dirección de operaciones de comercio internacional, pero no podía dedicarse a actividades de compra-venta. Pero según la «dérogeance» implicarse en asuntos incompatibles con el estamento nobiliario suponía la pérdida de la condición nobiliaria.

Pero había una aceptación progresiva que veía con buenos ojos la implicación de la aristocracia en asuntos antes restringidos, sobre todo entre la nueva nobleza ascendida desde el mundo del comercio. Además las monarquías orientaban las fortunas nobiliarias hacia el comercio y la manufactura.

Era una aceptación diferente según el territorio. En Inglaterra en 1550 había nobles convertidos en empresarios, mineros o industriales e intervenían en el comercio a gran escala.

Las dificultades de la aristocracia

Aristocracia y riqueza (tratadistas: herencia). Sociedad en tránsito del feudalismo al capitalismo. En Polonia o Castilla era inevitable encontrar la figura del noble pobre. Ingresos decrecientes: recurso al arrendamiento y no al cultivo directo, que proporcionaba rendimientos muy por debajo de los precios. Gastos suntuarios e inflación: cortejo, banquetes, construcción, ropa y artículos de lujo; urbanización y servicio en embajadas y ejército.

Resultado: grandes nobles endeudados. Los reyes impidieron legalmente la pérdida de tierras (mayorazgo en Castilla). Se otorgaban pensiones, exenciones de tributos e inmunidad legal.

Los marginados: la visión de los pobres en la edad moderna

En la sociedad europea del XVI siglo emergió un importante grupo de marginados en el mundo urbano (ociosos, pobres de limosna, esclavos, emigrantes y refugiados). La pobreza se convirtió en un elemento social esencial; el 5/10% de la población vivía en condiciones de pobreza. La pobreza era mayor en los núcleos urbanos. Era una época con situaciones estructuralmente deficientes (malas cosechas o una coyuntura negativa causa grandes estragos). Entre 1550-1600 la caída de los salarios reales hizo subir los niveles de pobreza. Situación de precariedad familiar: el hombre, principal fuerza de trabajo familiar. Su desaparición llevaba la pobreza a viudas, niños, enfermos y ancianos.

La visión de la pobreza cambió. En la Edad Media era positiva, pues se veía que los pobres ejercitaban la caridad (picardía del falso pobre). A principios del siglo XVI la visión de la pobreza empezó a ser negativa. Aumento de la mendicidad. La Reforma propició políticas de policía de pobres, control social del fenómeno.

El religioso Joan Vives en su obra «De Subventione pouperum» de 1526 propuso la institucionalización de la beneficencia:

  • Prohibición de la mendicidad pública: se tenía que pedir con licencia.
  • Asistencia social municipal no religiosa (hospitales y asilos de pobres) y trabajo forzoso de los ociosos (casas de trabajo).

Entre los años 1522 y 1554, 60 ciudades (sobre todo de Alemania y Países Bajos) reformaron el sistema de socorro de pobres. En Francia se crearon las Aumón générales para la asistencia pública. En 1548 se publicó en Inglaterra la Ley de pobres: el parlamento inglés generalizó un sistema de asistencia con arraigo parroquial.

Los marginados eran:

  • Pobres itinerantes: iban a la ciudad en busca de trabajo, techo y limosna. Eran una amenaza para la sociedad ordenada por su arraigo. Se los veía como ociosos: quien no trabajaba era porque no quería. Las autoridades eran muy duras y los obligaban a trabajar. Los más temidos eran los ex-soldados.
  • Gitanos (bohemianos o egipcios): llegan a Europa oriental (siglo XVI) y occidental (siglo XV). Régimen de vida aislado: los hacía objeto de acusaciones (verdaderas o falsas) de delito y malas artes. Enrique VIII (1530) hizo aprobar legislaciones represivas.
  • Bergantes: profesionales de la pequeña delincuencia, descritos en «El lazarrillo de Tormes» (1554). Figura conocida en Italia, Francia y Alemania: solidaridad de grupo y organización.
  • Extranjeros: la ciudad más importantes con colonias era Amberes (1568) con el 15% de extranjeros. La Reforma y la Contrarreforma provocaron movimientos de población, migraciones de escoceses e irlandeses, las más numerosas.
  • Esclavos: de tipo feudal en Europa oriental (condición de siervo). Y de tipo colonial en Europa occidental: musulmanes (Mediterráneo) y negros africanos (Atlántico). Fuerza de trabajo en las colonias o esclavos metropolitanos: Portugal, líder; Lisboa (1551) 10%, Sevilla (1565) 7,4%. Utilizados para el remo en las galeras grandes. Los puertos mediterráneos (Génova o Venecia) eran grandes centros del comercio de esclavos. Turcos y norteafricanos actuaban igual: en 1588 2.000 venecianos esclavos.
  • Servicio doméstico (1584: el cardenal de Egle tenía 50 esclavos turcos de la ciudad de Tívoli).

El mundo rural. La contestación social

Funcionarios reales poniendo orden en una revuelta
Funcionarios reales poniendo orden en una revuelta

El mundo rural no estuvo exento de las revueltas o motines a lo largo del siglo XVI. Las revueltas campesinas podían extenderse también a las ciudades. No eran patrimonio exclusivo de las clases populares, porque se podían mezclar las ambiciones de otros grupos sociales (pueblo más conducido que conductor). Estas revueltas no pretendían subvertir las jerarquías sociales, sino reaccionar ante las injusticias inmediatas. Querían restablecer normas y valores antiguos.

Repaso de las principales revueltas campesinas del siglo XVI, en tres grandes grupos:

Revueltas contra los señores

  • Hungría (1514): el obispo de Esztergom legitimó la huida de las reservas señoriales (40.000 agricultores). El gobernador de Transilvania y rey de Hungría, Jan Zapolya liquidó el movimiento. División clave en la ocupación otomana.
  • Castilla: la revuelta de las comunidades (1520-1522). Las ciudades encabezaron una lucha donde se mezclaban los agravios políticos y económicos que afectaban a todos los estamentos sociales. Las cabezas visibles de la revuelta fueron los hidalgos y propietarios, con una fuerte rama radical (rechazo a los derechos señoriales). La batalla decisiva tuvo lugar en Villalar.
  • Alemania: Gran revuelta de la primera mitad del siglo XVI: violencia desatada. Revueltas de los agricultores alemanes, pero con importantes repercusiones en el mundo urbano.
  • Europa central: desde Sajonia en el Franco Condado y Austria (1524-1526).

Los orígenes de estas revueltas se encuentran en el rechazo al aumento de la presión señorial que buscaban nuevos privilegios fiscales y derechos jurisdiccionales. Fueron revueltas complejas con liderazgos y motivaciones diversos: el origen religioso por las prédicas de Thomas Müntzer en Mulhouse o de origen comunitarista en el Tirol siguiendo a Michael Gaismair.

Reivindicación común: abolición de la servidumbre feudal; algunos de los frentes rebeldes obtuvieron concesiones de sus señores.

Revueltas contra el hambre

Eran de carácter urbano, en el 1590 se vivieron revueltas en toda Europa: desde Ucrania a Finlandia o Inglaterra. En Francia se vivieron muchas pequeñas revueltas urbanas.

De todas ellos, destacan por su importancia:

  • Grande Rebeyne de Lyon de 1529: 2.000 personas protestaban contra la escasez de alimentos bajo la dirección de un artesano de espadas y un panadero. La multitud pasó directamente a atacar las casas de los ricos.
  • Nápoles: motín popular (1585) por la escasez de alimentos. Las autoridades no tasaban los precios y permitían la exportación de harina a la Península Ibérica. En respuesta los amotinados lincharon a uno de los magistrados de la ciudad y saquearon sus propiedades, al grito de «muera el mal gobierno y viva la justicia».

Revueltas anti-fiscales

Destacan las revueltas en:

  • Inglaterra: en York tuvo lugar la Pilgrinage of Grace (1536). Fue una protesta anti-fiscal y contra la disolución de los monasterios: movimiento tradicionalista pro-católico.
  • Croacia: revueltas populares en las fronteras del Imperio de los Habsburgo. Agricultores croatas (1572-1573), contra las prestaciones de trabajo y los diezmos, sobre todo contra los impuestos de guerra. Movilización de 60.000 campesinos: 4.000 muertos a manos de los imperiales.
  • Francia: la revuelta de los Croquants (1593-1595) afectando Périgord, Quercy, Lemosín y Languedoc. Acumulaba estragos de la guerra, crisis alimentaria e impuestos. Reclamación principal: el sistema fiscal. Revuelta dividida en confesiones religiosas.

El bandolerismo

El bandolerismo como fenómeno de las clases populares que se expresaban en forma de delincuencia contra:

  • Tributación, penuria y resentimiento de clase, hábitos de violencia que impregnan toda la vida social, desde los grupos populares a los privilegiados.
  • Bandolerismo popular: respuesta a la miseria en las zonas fuera del control de los poderes públicos: Macizo central francés y Pirineos. Todos los países del área mediterránea. El bandolero más conocido bandolero del siglo XVI fue Marco Sciarra (1584 y 1593): dirigió un ejército fuera de la ley en el Abruzzo y las Marcas.
  • Pero también destaca un bandolerismo aristocrático: resultado del desencaje familiar y social y de las rivalidades entre clanes y familias (los ponen fuera de la ley). De los señores bandoleros destaca Alfonso Piccolomini, duque de Montemarciano, jefe de los bandoleros de la Romaña (ejecutado en Florencia en 1591). La mayoría fueron ejecutados, traicionados o muertos a manos de cazarrecompensas. Otros, como capitanes de prestigio, entraron en el servicio militar de los monarcas u optaron por el exilio a cambio del perdón.

Delincuencia y represión

Es difícil medir el nivel real de delitos en las sociedades preindustriales: se considera bastante más alto en las zonas urbanas que en las rurales (según las fuentes penales). En las áreas rurales había más discrecionalidad en la persecución del delito (no sabemos si el delincuente pertenecía a la comunidad o estaba solo de paso). Robos y hurtos eran fundamentales en el campo: en los tribunales de Essex (1559-1603) 2/3 partes de las acusaciones.

Problemas de vivienda, alimentación y empleo disparaban los índices de delincuencia en las ciudades.

  • Justicia: procedimientos penales desarrollados y con garantías (no se respetaban en los tribunales especiales, como la Inquisición).
  • Tortura: vigencia en todo tipo de tribunales laicos y eclesiásticos: «para dilucidar la verdad».
  • Sin el concepto actual de pena: prisión, durísimo estadio intermedio antes de la aplicación de la sentencia ejemplarizante: destierro, azotes, composiciones (multas); mutilaciones o trabajos forzados (habitualmente, el remo).

Todos los artículos del curso: Historia Moderna de Europa

Bibliografía recomendada

Nothing to show.